Bélgica: Itinerario y hoteles


Puede que este no sea el país que todo el mundo tiene en mente a la hora de elegir vacaciones por Europa, pero sin duda sus principales ciudades tienen un encanto que se ha subestimado, uno de los grandes placeres de visitar este pequeño país reside en pasear por las callejuelas y plazas de sus ciudades.

Bélgica es un país trilingüe: se habla holandés, francés y alemán.

Al igual que ocurre con otros países limítrofes con éste los trenes funcionan muy bien, lo que hace que éste sea uno de los mejores modos de ir de un sitio a otro.

Sus grandes puntos fuertes son la arquitectura flamenca, el chocolate y las cervezas. Podríamos pasar una semana comiendo a base de gofres y bombones y probando todas y cada una de las cervezas que se elaboran en cada región y no nos cansaríamos.

Mucha gente aprovecha un viaje a otras ciudades del norte de Francia o de Holanda para hacer una escapada a Brujas o a Bruselas, pero recorrer Bélgica y sus principales ciudades es un viaje al que merece la pena dedicarla varios días.

Nosotros nos fuimos una semana en el mes de agosto y este fue el itinerario que hicimos:

 

Días 1 y 2: Brujas

Nuestro vuelo llegaba por la mañana a Bruselas, y desde allí fuimos a Brujas, nuestra primera parada, en tren. Para ir puedes sacar el billete hasta Brujas directamente en el aeropuerto, a nosotros nos costó 20’80€ pero puedes ver el precio del trayecto actualizado haciendo clic AQUÍ. El viaje en tren dura poco más de una hora, y éste fue el trayecto más largo que hicimos en tren en todo el viaje.

Una vez que llegamos a la estación de Brujas fuimos directos al hotel a dejar el equipaje y una vez hecho esto comenzamos a visitar la ciudad.

Paseamos entre los canales y por el Markt, la plaza principal, probamos las cervezas en varias terrazas al sol, ya que al ir en verano podíamos disfrutar del buen tiempo y al día siguiente subimos al Belfort, la torre más alta y desde la que hay unas impresionantes vistas de la ciudad. Tras esto nos fuimos al hermoso parque Minnewater, algo más alejado y continuamos por el borde del río visitando los molinos. Antes de que atardeciera paseamos en barco y luego disfrutamos del ambiente de Geernaarstraat, donde había un montón de bares con mucha gente joven.

Hay quien dice que esta ciudad se ve en un día y mucha gente hace una visita rápida desde otros sitios, pero sin duda, lo mejor es quedarse aquí a dormir, ya que disfrutaréis de más tiempo en esta preciosa ciudad y podréis aprovechar cuando los sitios no están tan abarrotados de turistas, una vez que se han vuelto.

 

Día 3: Gante

Salimos de Brujas hacia Gante en otro tren (que costó 6’60 €) y desde la estación cogimos un taxi que nos llevó al hotel, ya que a diferencia de Brujas, esta ciudad es bastante grande y el hotel  estaba más alejado de la estación.

Desde el hotel nos fuimos dando un paseo hasta el centro, nuestra zona favorita de la ciudad, donde se encuentran la catedral de San Bavón, el Belfort y la iglesia de San Nicolás. Un poco más adelante se encuentran la plaza Korenmarkt y las calles Graslei y Korenlei, a ambos lados del río Leie.

Otros de los imprescindibles de Gante son el Castillo de los Condes de Flandes y la plaza Vrijdagmarkt.

 

Día 4: Amberes

A la mañana siguiente nos fuimos en otro tren hasta Amberes (9’50 €) y esta vez sí que teníamos el alojamiento relativamente cercano a la estación, así que después de echar fotos a la impresionante estación central, que deberéis visitar lleguéis o no en tren a la ciudad, nos fuimos andando hasta el hotel.

Fuimos caminando por la calle Meir, una amplia avenida peatonal, hasta llegar al centro, donde pudimos visitar el Grote Markt y la catedral. Desde allí se llega fácilmente a cualquier punto de la ciudad.

También visitamos el Castillo de Steen y paseamos por el río Escalda.

 

Días 5: de Amberes a Bruselas

De Amberes nos quedaba por visitar la casa-museo de Rubens, así que como en Bruselas teníamos suficientes días aprovechamos esta mañana para ir allí y dar una última vuelta por la ciudad antes de coger el último tren hasta Bruselas. Aunque íbamos de ciudad en ciudad cargados con las maletas y cogiendo trenes cada uno o dos días, es una forma muy cómoda de ver el país e ir de un sitio a otro de manera rápida y barata.

Cuando llegamos a Bruselas comenzamos nuestro recorrido por el jardín botánico, la catedral de Saint Michel y Sainte Gudule, Parque de Bruselas hasta el Palacio Real, los jardines del Petit Sablon, Parlamento Europeo, el Parc Léopold y continuamos hasta el Parque del Cincuentenario. Este fue el día que más anduvimos, pero llegábamos con ganas de ver la ciudad y no parecía tanto en un principio. Por la tarde fuimos a la Grand Place y sus alrededores, y cenamos en el famoso Delirium Café, o más bien bebimos, jejeje.

 

Día 6: Bruselas

Ya que el día anterior lo pillamos cerrado, por la mañana volvimos al Palacio Real, para poder visitarlo por dentro, ya que en verano está abierto al público. Luego cogimos el tren para ir al Atomium, y a la vuelta pasamos toda la tarde paseando por el centro, merendando gofres, buscando el sorprendentemente pequeño Manneken Pis y descansando en algunas de las muchas cervecerías de la zona.

 

Alojamiento

Brujas: The Golden Tree Hotel ***

Puntuación Booking: 7’9

Opinión Diario de dos maletas: 

La mayoría de los hoteles de Brujas son bastante caros, y como no reservamos el viaje con demasiado tiempo no encontramos ninguna ganga.

El hotel se encontraba a unos minutos a pie de la estación y del centro de la ciudad. Era un hotel pequeño, había que subir una planta por las escaleras hasta nuestra habiación.

Las sábanas no estaban muy limpias.

ubicación

precio y limpieza

 

Gante: Charme Hotel Hancelot

Puntuación Booking: 8’5

Opinión Diario de dos maletas: 

Este hotel con encanto fue el que más nos gustó de todo el viaje. Es una antigua casa señorial convertida en hotel. La decoración y las habitaciones están muy bien, todo con un rollo antiguo y en madera.

Tuvimos mucha suerta, ya que nos mejoraron la habitación y nos dieron una habitación enorme, con un baño espectacular.

El hotel está regentado por gente joven y el desayuno estaba buenísimo y muy completo, y no paraban de reponer lo que se iba gastando.

habitación y hotel con mucho encanto

nada negativo

 

Amberes: Leopold Hotel ****

Puntuación Booking: 8’0

Opinión Diario de dos maletas: 

Este hotel de 4 estrellas está cerca de la estación, y a medio camino entre ésta y el centro de la ciudad. Es un hotel de 4 estrellas normal, sin que destaque especialmente por ningún motivo.

ubicación

precio

 

Bruselas: Hotel Queen Anne ***

Puntuación Booking: 7`5

Opinión Diario de dos maletas: 

En Bruselas los hoteles del centro de la ciudad son bastante caros, por lo que cogimos uno un poco más alejado, pero bien conectado con los principales lugares de interés.

En la recepción nos atendió un chico joven que se esforzaba en hablar en español. La habitación no era muy grande y bastante austera.

Se nota que es un hotel para gente joven y mochileros.

precio

más hostel que hotel

 

 


Deja una respuesta