Costa Oeste de EEUU

Ruta 66: de Williams a Los Angeles

By on

Para los últimos días de nuestro viaje por la Costa Oeste nos habíamos reservado una de las etapas que más ilusión nos hacía hacer: recorrer un tramo de la famosísima Ruta 66.

Esta carretera que unía Chicago con Los Angeles fue una de las primeras en formar parte de la Red de Carreteras Federales de los Estados Unidos y la primera en estar completamente pavimentada. Fue cogiendo cada vez más importancia hasta que fue descatalogada en 1985 tras ser sustituida por la Red de Autopistas Interestatales de los Estados Unidos.

En los últimos años, sin embargo, la ruta ha vuelto a cobrar importancia, y hoy en día es posible realizar en torno a un 80% del recorrido original por la Historic Route 66 de Chicago a Santa Monica. Nosotros hicimos parte de este recorrido entre Arizona y California pasando por una serie de pueblos y sitios que no os debéis perder.

Cuando vayáis recorriéndola veréis que no hay mucho tráfico, pues prácticamente sólo es usada por la gente que vive junto a ella y por turistas, así que podréis parar en un lado de la carretera sin problemas. Y parar seguro que paráis, ya que veréis pintada en la carretera la famosa señal de la Ruta 66, y no querréis perderos la foto. Tened en cuenta que la veréis muchas veces, así que si las primeras está en mal estado, os la pasáis, o no podéis parar en un sitio seguro, no os preocupéis.

Al ir haciendo la ruta pasaréis mucho tiempo sin pasar por ningún punto habitado y sin ver gasolineras, así que para que no os pase como a nosotros, que casi nos quedamos tirados, es mejor si lleváis el depósito bastante lleno.

 

Williams

Esta fue nuestra primera parada tras salir del Grand Canyon National Park hacia el sur. Según indica un cartel a la entrada del pueblo este pueblo se considera la puerta de entrada al Gran Cañón.

Muchos turistas se alojan en este pueblo, donde hay más ambiente, para visitar el Gran Cañón, pero nosotros nos alojamos dentro del Parque para aprovechar más el tiempo. Si os alojáis aquí podréis ir a visitar en Gran Cañón usando el histórico tren que sigue funcionando y tiene aquí su última parada.

Esta ciudad ha sabido aprovechar el paso de la ruta 66 y prácticamente vive de eso. En su calle principal encontraréis un montón de restaurantes americanos, gasolineras-museo, tiendas de souvenirs y coches clásicos aparcados, todo ambientado en la legendaria Ruta 66, donde os podréis echar un montón de fotos. Nosotros aprovechamos para comprar recuerdos.

En este pueblo vimos al famoso Oso Smokey, un oso que se encarga de concienciar sobre el peligro del fuego, sobretodo en verano, y que te dice el peligro de incendio del día según las condiciones climáticas de cada día.

Desde luego merece la pena visitar este pueblo. Y si vais a buena hora podéis aprovechar como nosotros y comer ahí. Nos encantó la pinta del restaurante Twisters pero estaba cerrado, así comimos en Cruisers, donde nos comimos unas enormes hamburguesas hechas a la barbacoa que tenían montada en la parte de fuera. Todo muy «american style»

 

Seligman

Este pueblo, más pequeño que Williams, tiene mucho encanto y está muy bien ambientado. Todo el pueblecito parece anclado en los años 50, cuando la ruta era muy transitada, y veréis que todo está ahora pensado para los turistas que buscan rememorar esta época.

Llegaréis por la carretera directamente a la calle principal, donde podréis aparcar sin problema. Pronto veréis una tienda detrás de otra, muy coloridas y extravagantes, cuya decoración no os dejará indiferente. Cada rincón es aún más fotografiable que el anterior.

 

Hackberry General Store

Hackberry no llega ni a pueblo, son unas cuantas casas en medio de la nada, pero lo más chulo es Hackberry General Store, que se encuentra antes del pueblo, junto a la Historic Route 66.

Es una antigua gasolinera convertida en tienda de recuerdos y un bar, en la que encontraréis un montón de coches antiguos, pues también es museo. Recomendamos hacer una parada aquí, puesto que si imagináis una típica gasolinera americana de la Ruta 66 seguramente sea esta imagen la que os vendrá a la mente.

 

Kingman

Kingman es una ciudad bastante más grande que las anteriores. En ella encontraréis alojamiento, restaurantes, bares, parques, casas-museo… y todo como siempre con la ruta 66 de fondo.

En esta parada queríamos visitar las dos atracciones más famosas:

Mr D´z Routte 66 Dinner

Este famoso restaurante, ambientado en los años 50 era una de nuestras paradas obligatorias, tanto por la comida como por la cafetería en sí. Cuenta con parking propio así que aparcamos justo en la puerta. Una vez dentro, la decoración es increíble, a todo color, con sus sillones, la típica gramola, las paredes llenas de cuadros vintage e incluso la carta tiene forma de disco de vinilo. Justo en la puerta veréis en el suelo la típica señal de la Ruta 66.

Como ya habíamos comido en Williams, aprovechamos para merendar y nos pedimos 2 batidos enormes. Decir que con uno hubiese bastado puesto que cuando te hacen el batido, sale siempre cantidad para rellenar el vaso 2 veces, y te lo recargan sin coste adicional hasta que no queda nada. Aún sabiéndolo de antemano, queríamos probar más de uno, así que salimos de allí rodando.

 

Locomotora Santa Fe

Se encuentra justo al lado del restaurante en un parque. Esta enorme locomotora a vapor fue donada a la ciudad en 1953, tras realizar 2 millones de millas entre las localidades de Los Angeles y Kansas City.

Se encuentra ahí y os podéis acercar, subir y hacer las fotos que queráis de forma gratuita.

 

Oatman

Para llegar a este pueblo debéis atravesar una carretera de montaña. A nosotros se nos hizo de noche, así que tuvimos que prestar especial atención puesto que es muy común que se crucen animales por la carretera, nosotros tuvimos que sortear vacas y burros.

Este pueblo es conocido como «El pueblo fantasma», porque en él habitan solamente 135 personas. Nosotros llegamos de noche, aunque no era muy tarde, pero aún así no vimos ni una sola persona. Es bastante pequeño, tan solo una calle con casas a ambos lados, muy al estilo Old West.

En su origen, durante la fiebre del oro, fue un pueblo minero bastante importante. En 1915 se descubrió un yacimiento de oro y el pueblo llegó a alcanzar los 3 500 habitantes. Tras las II Guerra Mundial cesó la actividad minera, por lo que sus habitantes abandonaron el pueblo. Actualmente es conocido por los burros salvajes que circulan libremente por el pueblo, descendientes de los burros que habitaban el pueblo en la fiebre del oro junto con los mineros.

 

Barstow

En este primer día por la Ruta 66 llegamos hasta Barstow, donde hicimos noche para continuar al día siguiente hasta Los Angeles. Como ya os contamos en nuestro post sobre los hoteles de la Costa Oeste, éste fue el peor de todos, pero como sólo queríamos dormir y seguir con nuestro camino no fue para tanto.

De este pueblo no podemos recomendaros mucho, ya que apenas vimos nada interesante más allá del parking-museo de nuestro motel y las señales pintadas en la carretera de la ruta 66.

 

Peggy Sue

Muy cerca de Barstow, se encuentra el famoso restaurante Peggy Sue 50’s Diner, junto a la carretera, en medio de la nada.

Este típico restaurante americano sigue teniendo ese aire de los 50’s en todas partes: la música, la decoración, los uniformes de las camareras, las cartas… Todo te hace pensar que están dentro de una película.

Nos pedimos un buen desayuno, que resultó ser enorme, y que no nos pudimos terminar.

 

Calico Ghost Town

Muy cerca de Peggy Sue se encuentra la carretera que te lleva a Calico, un antiguo pueblo minero, que quedó abandonado y que ahora se ha convertido en una especie de parque de atracciones.

Había que pagar entrada para poder visitarlo, y como llevábamos algo de prisa, decidimos pasar y continuar nuestra ruta hasta Los Angeles.

 

Ruta hasta Los Angeles

Desde aquí a Los Angeles puedes continuar buscando los tramos que se conservan de la Histórica Ruta 66, mucho menos transitada que las autopistas, y con las señales pintadas en el suelo cada cierto tiempo, pero nosotros, tras un rato decidimos llegar antes, dejando de buscarla y siguiendo la autopista para llegar antes. Pues ya habíamos tenido suficiente ruta el día anterior y lo que quedaba no era tan interesante.

 

 

TAGS

LEAVE A COMMENT

DIARIO DE DOS MALETAS
ESPAÑA

¡Bienvenidos a nuestro blog! Somos Andrea y Peter, una pareja de viajeros murcianos. Hace unos años empezamos a viajar, y cuanto más viajamos, más ganas tenemos de seguir descubriendo nuevos destinos. Así que aquí estamos, aterrizando de un viaje y pensando en el siguiente. Nos encanta viajar, la fotografía, la gastronomía, vivir aventuras y perdernos en sitios desconocidos, cuanto más lejos, casi que mejor... Y desde hace un tiempo pensamos en compartir todas esas aventuras con vosotros.