Costa Oeste de EEUU

Cañones en la Costa Oeste de EEUU

By on

En un viaje por la Costa Oeste de EEUU no pueden faltar un par de días, por lo menos, para visitar los grandes cañones de la zona.

Nosotros continuamos nuestro viaje desde Las Vegas adentrándonos en los estados de Arizona y Utah, donde se encuentran los más famosos e impresionantes, que os transportarán al lejano oeste.

Nosotros optamos por seguir de Las Vegas hasta Page, el pueblo más cercano a Antelope Canyon y Horseshoe Bend, donde pasamos la primera noche. Al día siguiente continuamos hacia el este hasta llegar a Monument Valley donde disfrutamos de un atardecer de película antes de volver hacia el oeste para dormir dentro del Parque Nacional del Grán Cañón y así poder visitarlo a la mñana siguiente antes de coger la ruta 66 para volver a Los Angeles, en lo que sería el fin de nuestro road trip.

Hay mucha gente que aprovecha esta zona y se queda alguna noche más, y así puedes alojarte junto a Monument Valley. Así que lo mejor es que miréis qué sitios queréis ver y organizaros esta ruta cómo mejor se adapte a vuestro viaje.

 

Antelope Canyon

Este cañón en el estado de Arizona es mucho más famoso por sus imágenes que por su nombre. Pues aunque no os suene mucho seguro que lo habréis visto en multitud de fotos sin saber muy bien de qué lugar se trataba.

Hay dos cañones principales: Upper y Lower, que son los que se suelen visitar. El Upper Antelope es el más visitado y el que más halos de luz ofrece, por lo que es necesario reservarlo con bastante antelación. El Lower Antelope es menos visitado lo que permite un recorrido más tranquilo y sin tanta gente, aunque en éste hay que ir bajando por empinadas escaleras durante el recorrido. Nosotros nos decantamos por visitar el Upper Antelope Canyon.

Estos cañones labrados en la roca a través de los años se encuentran dentro de una reserva de los indios navajos, y son estos los que se encargan de hacer los tours para visitarlos, pues es imposible hacer la visita por libre.

La mejor hora para visitarlos es al mediodía, cuando la luz del sol entra por las aberturas superiores creando grandes efectos.

Nosotros contratamos la excursión a las 10:15 para estar allí dentro a las 12:00 disfrutando de los efectos de luz. Hay distintas agencias de indios navajos que realizan la excursión y en todas ellas puedes reservar el tour por internet. Nosotros finalmente reservamos con Adventurous Antelope Canyon Photo Tours y la experiencia nos gustó mucho. Una vez llegamos al aparcamiento y organizaron el grupo fuimos en camioneta hasta la entrada al cañón, donde empezamos la visita guiados por nuestro guía, entre otro montón de grupos. El guía iba parándose para indicarnos dónde y cómo sacar las mejores fotografías y echando puñados de arena a los halos de luz para poder fotografiarlos. Si queréis echarle un vistazo a su web pinchad AQUÍ.

El tour (con cualquier agencia que lo contratéis) dura una hora y media y está prohibido acceder al cañón con mochilas, trípodes o palos selfies. Lo único que puedes llevar es la funda de la cámara, pues el cañón es bastante estrecho y en muchas ocasiones se avanza de uno en uno, pues no caben dos personas a la vez.

También hay opción de reservar el tour fotográfico, que dura 2’5 horas justo a la hora en la que se ven los halos de luz, a la que sí que puedes llevar trípodes para la cámara (nosotros no podíamos) pero es bastante más cara.

A la hora de hacer la reserva e ir a vuestro tour, tened en cuenta que aunque se encuentra en Page, Arizona, esta zona se rige por el horario de Utah, por lo que deberéis cambiar vuestro reloj.

 

Horseshoe Bend

Sin duda alguna se trata del recodo de un río más famosos de todo el mundo.

Esta curva del río Colorado se encuentra muy cerca de Page, hacia el sur por la Highway 89, donde encontraréis el aparcamiento para el coche. Desde el que se inicia una pequeña ruta de unos 15 minutos por la que llegaremos al borde de la herradura.

Esta visita es gratuita, y es aconsejable llevar agua, pues en la zona no había ni una sombra y hacía bastante calor.

 

Monument Valley

Ahora sí que entramos en el lejano oeste, y es que este paraje ha sido escenario de multitud de películas.

Situado entre los estados de Utah y Arizona se trata de una gran meseta a unos 1700 metros sobre el nivel del mar, y en el que destacan sus famosas formaciones rocosas. Una vez dentro del parque empezaréis la visita en el Centro de Visitantes, donde podéis contratar un recorrido o hacerlo por vuestra cuenta. Aunque el camino no es muy bueno y es de tierra no es imprescindible hacerlo en un 4×4. Nosotros lo hicimos con el Ford Mustang y no hubo ningún problema, aunque no podréis correr demasiado por estos caminos.

Al hacer por vuestra cuenta este recorrido pasaréis por los sitios más emblemáticos pudiendo hacer las paradas que queráis. Aunque es cierto que hay varios sitios a los que no podréis acceder, pues son de acceso exclusivo a los indios navajos, y si queréis ir tendréis que contratar un tour guiado por ellos. Nosotros hicimos el tour por nuestra cuenta y nos resultó bastante completo.

La mejor hora para visitarlo es al amanecer o al atardecer. Nosotros llegamos por la tarde y nos quedamos hasta que anocheció, pero también podéis quedaros a dormir allí y disfrutar del amanecer al día siguiente, para lo que una de las mejores opciones es en el hotel The View. Nosotros sin embargo, seguimos nuestra ruta para amanecer junto al Gran Cañón, pues no nos sobraban más días.

Horario: de 06:00 a 20:30 (de mayo a septiembre) y de 08:00 a 16:30 resto del año. (HORA DE UTAH)

Precio: 20’00 $ por coche (hasta 6 ocupantes). No entra dentro del Annual Pass

 

Gran Cañón del Colorado

¿Hay alguien en este mundo que no haya oído hablar de este lugar? Este cañón se encuentra al norte de Arizona y es conocido por ser una de las maravillas naturales del planeta. Es una impresionante garganta natural que fue creada por el río Colorado cuyo cauce socavó el terreno a lo largo de millones de años y se encuentra en el Parque Nacional del Gran Cañón, siendo éste uno de los primeros parques de los EEUU.

Se convierte en visita obligada para todos aquellos que vayan de viaje a la Costa Oeste. Lo normal es visitarlo viniendo desde Las Vegas puesto que queda más cerca que desde Los Angeles. Nosotros recomendamos ir desde Las Vegas para aprovechar y estar un par de días en la ciudad del pecado. También es posible llegar en avión a Arizona, Phoenix o Las Vegas, pero igualmente tendréis que alquilar coche para poder llegar hasta el Gran Cañón.

Como ya hemos contado, no es el único cañón que merece la pena visitar, por lo que en la medida de lo posible conviene dedicar más de un día de ruta por toda esta zona. Si vais escasos de tiempo, desde Las Vegas se organizan excursiones de un día. También es posible sobrevolar el Cañón en helicóptero, aunque esto tiene un coste superior. En cualquier caso, las opciones son varias, cada uno que lo ajuste en función del tiempo. Nosotros dedicamos un par de días a visitar los cañones.

El Gran Cañón se extiende más de 446 km largo, 30 km de ancho y  más de un km y medio de profundidad, por lo que debéis planificar bien la visita. Tiene varias entradas, pudiendo visitarlo desde la ribera norte (North Rim), la ribera sur (South Rim) o la oeste (West Rim).

La mayoría de visitantes entran por la South Rim, es la zona más turística y mejor preparada que abre los 365 días del año, las 24 horas. La North Rim abre desde mediados de mayo hasta mitad de octubre. Una vez visitéis la ribera sur, si queréis ir a la norte os esperarán 6 horas de viaje, por lo que si queréis ver ambas, os será imposible hacer todo en un día. Nosotros sólo fuimos a la sur.

En la South Rim encontraréis muchos miradores con panorámicas espectaculares.

Qué visitar en el Gran Cañón

Como hemos dicho, el South Rim es la que mayor afluencia de turistas tiene, por las vistas, ya que tiene más miradores habilitados, abre todo el año y las vistas son más impactantes. Podréis recorrer la zona por la carretera Desert View Drive en un extremo y la Hermit Road, en el contrario. El recorrido podéis hacerlo en vuestro coche, ya que cada mirador tiene su parking gratuito, o bien aparcar en la entrada y coger el autobús público en el Visitor Center, que recorre el parque de manera gratuita con una frecuencia de entre 15-30 min desde el que podrás bajar y subir cada vez que quieras. Nosotros lo hicimos en nuestro coche tranquilamente.

Los principales puntos de interés y los mejores miradores que encontraréis en la Ruta Naranja, la que comienza en el Visitor Center por la Desert View Drive son los siguientes: Lipan Point, Grandview Point, Yaki Point, Mather Point Yavapai Point.

Si la recorréis en sentido contrario, empezando por Hermit Road, encontraréis la Ruta Roja, que sólo está abierta desde el 1 de Marzo al 30 de Noviembre y que comienza en Hermits Rest. Durante estas fechas no se puede utilizar vehículo privado por esta carretera, únicamente se puede recorrer en autobús o bici. Los puntos principales de esta línea son Pima Point y Mohave Point.

A nosotros nos decepcionó un poco, esperábamos mucho más. Nos gustó mucho más Monument Valley y Antelope Canyon. Seguramente si lo hubiésemos recorrido por el interior en helicóptero o por alguna ruta de treking habríamos quedado más impresionados. Pero es verdad que estando por la zona es algo que no podéis dejar de ver.

Horario: South Rim abierto todo el año 24h al día. North Rim abierto desde mediados de mayo a octubre.

Precio: 35’00 $ por coche válido para 7 días. Está incluido en el Annual Pass.

 

 

 

TAGS

LEAVE A COMMENT

DIARIO DE DOS MALETAS
ESPAÑA

¡Bienvenidos a nuestro blog! Somos Andrea y Peter, una pareja de viajeros murcianos. Hace unos años empezamos a viajar, y cuanto más viajamos, más ganas tenemos de seguir descubriendo nuevos destinos. Así que aquí estamos, aterrizando de un viaje y pensando en el siguiente. Nos encanta viajar, la fotografía, la gastronomía, vivir aventuras y perdernos en sitios desconocidos, cuanto más lejos, casi que mejor... Y desde hace un tiempo pensamos en compartir todas esas aventuras con vosotros.