By on

En nuestra ruta por la Costa Oeste de EEUU no quisimos perdernos uno de los mayores parques naturales del país, y de los más visitados, por lo que reservamos un par de días para visitarlo.

En toda visita a la Costa Oeste no puede faltar la visita a Yosemite, Death Valley y el Gran Cañón del Colorado. Los tres parques más visitados por todos los turistas que año a año visitan esta zona de los EEUU. Y si bien es cierto, que hay gente que va de San Francisco a Las Vegas en avión, es mejor hacerlo en coche y poder disfrutar de estos parques a su paso.

La mejor opción para la visita es dormir dentro del parque, lo que no fue tarea fácil, ya que cada vez es un destino más conocido y los alojamientos se agotan con mucha antelación. Aunque casi siempre reservamos los hoteles de nuestros viajes en Booking.com, en esta ocasión no pudimos hacerlo, ya que en éste y otros buscadores no había disponibilidad dentro del parque para nuestras fechas y buscando mucho en internet encontramos un precioso alojamiento con encanto dentro del parque que reservamos directamente a través de su web.

Como veníamos de San Francisco y luego seguiríamos hacia Death Valley y Las Vegas entramos al parque por uno de los accesos oeste, dormimos en nuestro alojamiento, que estaba en esa zona y al día siguiente aprovechamos para recorrer los lugares más importantes y salimos ya de noche por el este, junto a Mono Lake.

Si tenéis más días en vuestro viaje por la Costa Oeste podréis aprovechar para estar al menos otra noche más y así hacer alguno de los muchos recorridos de trekking que hay.

Si viajáis a esta zona en invierno, consultad antes de ir si el parque está abierto, ya que por las condiciones climáticas suele cerrar. De hecho, cuando nosotros fuimos Tioga Road abrió prácticamente en junio.

Si viajáis a esta zona en invierno, consultad antes de ir si el parque está abierto, ya que por las condiciones climáticas suele cerrar. De hecho, cuando nosotros fuimos Tioga Road abrió prácticamente en junio.
Podéis consultar el estado de las carreteras haciendo clic AQUÍ.

 

Entradas

Para acceder al Parque Nacional de Yosemite hay que pagar entrada.

Nosotros llegamos de noche, y en las casetas de la entrada no había personal, por lo que las entradas se sacaban de forma automática en unas máquinas que hay para ello. A pesar de ver la barrera levantada y que otro coche pasó sin pagar entrada nosotros preferimos ser más honrados y pagarla. Al día siguiente nos la pidieron para comprobar que efectivamente habíamos pagado, así que aunque vayáis de noche no vale de nada saltaros este pago.

Precio: 30’00 $ de abril a octubre por coche. 25’00 $ de noviembre a marzo. La entrada es válida para 7 días.

Precio Anual Pass: 80’00 $. Válido para dos coches y todo un año. Incluye las entradas de los principales parques naturales de EEUU (Yosemite, Yellowstone, Gran Cañón del Colorado, Bryce Canyon, Zion y Arches)

Si en vuestro viaje vais a visitar varios de estos parques es mejor buscar el precio de cada uno por si os sale rentable comprar el Anual Pass. Sale rentable a partir de 3 parques. También podéis buscar si alguien que ya haya ido lo vende y os sale mejor de precio. Nosotros no lo hicimos pero nos consta que es una práctica habitual.

 

Yosemite Valley

Ésta es la principal zona de Yosemite, donde hay multitud de playas, cascadas, rutas de senderismo, hoteles, zonas de camping, restaurantes… Lo que tendréis en la cabeza a la hora de pensar en visitar un Parque Nacional. Y sí, también hay animales salvajes. Muchos. De hecho, hay sitios específicos para dejar la comida, para que no venga ningún oso a comérsela. Nosotros osos no vimos ninguno, pero quizá vosotros tengáis más suerte.

Junto a la entrada de Yosemite hay zonas de información y aparcamiento, ya que puedes visitar el parque en tu coche o subir a uno de los autobuses gratuitos que circulan constantemente.

Nosotros decidimos ir a nuestro aire en nuestro coche. Si lo hacéis, simplemente debéis seguir Big Oak Flat Road o El Portal Road, dependiendo de por dónde hayáis entrado, hasta llegar a Yosemite Valley, y ahí seguir la carretera, ya que es de un sólo sentido y al seguirla recorreréis todo el valle y podréis parar donde os apetezca.

 

Tunnel View

Esta parada es una de las más famosas vistas del parque. Si accedéis por Wawona Rd. justo al salir del túnel veréis un mirador con zona de aparcamiento. Si llegáis por El Portal Rd. siempre podéis llegar al punto donde se unen ambas carreteras y echar un poco hacia atrás.

Desde aquí se tienen una espectacular vista de todo el valle, vislumbrando El Capitan, Half Dome y Bridaveil Fall.

 

Bridalveil Fall

Una de las primeras paradas que seguro os apetece hacer cuando ya estéis en el valle será ésta, sobretodo si lo visitáis a principios de primavera, que es cuando más agua cae de esta cascada.

Esta cascada, de más de 180 metros de caída, es una de las más conocidas de Yosemite. Podréis aparcar el coche junto a la carretera e ir andando hasta la base de la cascada. Incluso si sois valientes podréis escalar un poco por las rocas para subir un poco y verla más de cerca.

 

Cathedral Beach y Sentinel Beach

El Río Merced, que baja por todo el valle de Yosemite forma numerosas playas y está repleto de zonas tranquilas donde descansar o hacer un picnic y éstas son de las más conocidas.

En ambas hay zonas de picnic y barbacoa, pero en Sentinel Beach también hay un camping.

Cuando fuimos había varias familias bañándose y comiendo en la zona con mesas de madera.

Desde la orilla del río se obtienen unas preciosas fotografías del parque. Quedando en Cathedral Beach la catarata Horsetail Falls de fondo, mientras que desde Sentinel Beach veréis Lower Yosemite Fall.

 

Glacier Point

Este pico con un precipicio de 2199 metros de altura en Yosemite, con un mirador junto al acantilado suele estar cerrado en invierno por la nieve.

Nosotros no fuimos, ya que para ir hay que echar por otro camino que sale de Wawona Rd. y el trayecto dura algo más de una hora sin que conecte con ningún otro punto de Yosemite, así que hay que ir y volver por el mismo camino. Lo vimos al fondo desde Olmsted Point.

Hay quien dice que es el mejor mirador de todo el parque.

 

Half Dome

Este es otro de los grandes picos que se ven desde el valle. Cuando estéis en Sentinel Beach lo veréis de fondo asomándose con sus 2693 metros.

Hay un sendero que sube hasta la parte de arriba pero es necesario pedir un permiso especial para poder acceder.

 

Yosemite Village

Aunque parezca mentira en mitad de este paraje se encuentra el pueblo, donde encontraréis el Yosemite Valley Visitor Center y el resto de servicios que puede haber en cualquier pueblo, como biblioteca, iglesias, bomberos, y por supuesto hoteles.

 

Yosemite Falls: Lower y Upper

Se trata de la catarata más alta de toda Norteamérica, con una caída de 729 metros. El camino hasta la cima es bastante difícil, y se tarda unas 8 horas en completar el recorrido, pero las vistas desde la base de la cascada son impresionantes y se llega fácilmente por un camino.

 

El Capitan

Esta montaña de granito tiene una de las mejores vistas del parque. Con sus 2307 metros de altura es conocida sobretodo por alpinistas que intentan subir su larguísima pared vertical. Los que escalan hasta la cima tardan entre 3 y 5 días y han de dormir en las cornisas.

En la cara este de esta montaña se encuentra Horsetail Fall, una famosa cascada, que adquiere un mágico tono rojizo en los atardeceres del mes de febrero. Este fenómeno se conoce como Yosemite Firefall y congrega cada año a multitud de fotógrafos.

 

Tioga Road

Una vez visitada la zona de Yosemite Valley volvimos por Big Oak Flat Rd. hasta Tioaga Road, donde justo al principio nos cayó una enorme granizada, haciendo que tuviéramos que parar el coche en uno de los márgenes de la carretera y esperar a que el tiempo mejorara. Incluso tuvo que venir la policía a preguntar si estábamos bien o necesitábamos algo a todos los coches que estábamos en esa zona aparcados. La temperatura bajó bruscamente, casi 20 grados respecto a la que hacía por la mañana en el valle.

 

Olmsted Point

Esta zona merece una parada, pues se tienen unas grandes vistas de todo el Tenaya Canyon, apreciando todo el valle y Half Dome de fondo.

 

Tenaya Lake

Este lago de origen glaciar a 2500 metros de altitud es el más grande del parque y a nosotros es una de las zonas que más nos gustó, ya que estábamos prácticamente solos, y se respiraba mucha paz y tranquilidad en toda la zona. Eso sí, el agua estaba bastante fría como para atrevernos a darnos un baño.

 

Tuolumne Meadows

Esta zona de praderas es una última parada antes de salir de Yosemite por el lado este del parque.

Podréis encontrar miradores para observar los picos más altos de Yosemite, o zonas con aguas termales emergiendo de la tierra.

 

Sequoia National Park

Junto con la visita a Yosemite es muy recomendable pasar por este parque, que alberga estos gigantescos y antiguos árboles, aunque no podréis ver ambas cosas en un sólo día.

Nosotros no pudimos ir, ya que este parque estaba en obras y permaneció cerrado durante los meses de ese verano.

La parada más conocida e imprescindible es General Sherman, en el Giant Forest, que es el árbol más grande del mundo, con una altura de 84 metros y 11 de diámetro.

Si habíais visitado esta zona o vais a hacerlo dejadnos en los comentarios qué os parece ya que nosotros no pudimos ir.

 

TAGS

LEAVE A COMMENT

DIARIO DE DOS MALETAS
ESPAÑA

¡Bienvenidos a nuestro blog! Somos Andrea y Peter, una pareja de viajeros murcianos. Hace unos años empezamos a viajar, y cuanto más viajamos, más ganas tenemos de seguir descubriendo nuevos destinos. Así que aquí estamos, aterrizando de un viaje y pensando en el siguiente. Nos encanta viajar, la fotografía, la gastronomía, vivir aventuras y perdernos en sitios desconocidos, cuanto más lejos, casi que mejor... Y desde hace un tiempo pensamos en compartir todas esas aventuras con vosotros.