Roma

Roma, días 5 y 6

By on

Ya habíamos visto lo más importante de la ciudad. Así que decidimos irnos a las afueras a ver las termas de Caracalla y las catacumbas.

Antes de ir a las termas, decidimos pasar por la Bocca della Verità (boca de la verdad). Se encuentra situada en la pared exterior cercana a la iglesia de Santa Maria in Cosmedin. Es  una máscara de mármol de gran tamaño. Dice la leyenda que mordía la mano de aquel que la metía y mentía. La idea era meter la mano, como hace el resto del mundo, pero cuando vimos la cola que había, con echar la foto fue más que suficiente.

Bocca della Verità

Termas de Caracalla

Para llegar allí fuimos en autobús.

Antiguamente fueron el mayor pasatiempo de los romanos. Actualmente sólo se conserva la planta de los edificios y algunas paredes.

Bajo nuestro punto de vista, sólo merece la pena visitarlas si tienes tiempo de sobra, en cualquier caso forma parte de la historia de la ciudad.

Termas de Caracalla

Termas de Caracalla

Termas de Caracalla

Catacumbas

Hay varias en Roma. Nosotros optamos por las de San Calixto, una red de galerías de 20 km de extensión. Su origen se debe a que los cristianos no estaban de acuerdo con la costumbre de incinerar a los difuntos, así que construyeron estas galerías subterráneas para realizar sus enterramientos. Son auténticos laberintos. La tradición que tenían era envolver el cadáver en una sábana, meterlo en el nicho, cerrarlo con mármol o cemento cocido y grabar una su nombre acompañado de una inscripción cristiana. De este lugar no tenemos fotos, puesto que no estaba permitido realizarlas.

Tras visitar las catacumbas regresamos al apartamento para descansar.

 

 

Volvimos a salir para ver el parque de Villa Borghese, donde aparte de alquilar unas bicis y pasar la tarde paseando tranquilamente rodeados de vegetación, contemplamos una vista panorámica del atardecer de la ciudad, con la Basílica de San Pedro de fondo.

Panorámica desde Villa Borghese

Peter en lugar de alquilar la bici se acercó a ver el Museo MAXXI con la mala suerte de llegar cuando ya había cerrado. Así que tuvo que conformarse con ver el edificio por fuera.

Museo MAXXI

Era nuestra última noche en Roma y no nos podíamos ir de allí sin ver el Coliseo iluminado. Así que fuimos caminando desde el apartamento, esta vez sin un sol abrasador, hasta llegar a la zona del Foro y el Coliseo.

Coliseo, Roma

Coliseo, Roma

Al día siguiente, nos fuimos a dar una vuelta por las tiendas, y a comer al Trastevere, al sitio del que os hablamos, Carlo Menta. Nos encantó y decidimos volver para despedirnos. Después de comer, dejamos el apartamento y nos dirigimos al aeropuerto para coger nuestro avión de vuelta.

No era nuestra primera vez en esta ciudad, pero sí la primera que íbamos juntos, lo cual hizo que fuera especial y que apreciásemos más todo lo que estábamos viviendo: sus calles, sus monumentos, su deliciosa gastronomía y su gente.

Quedamos encantados con la visita, a pesar del calor que pasamos. Italia mola, y siempre es una buena opción, puesto que está cerca y las combinaciones para ir son muy buenas, por lo que estamos seguros de que volveremos, como bien es sabido Roma siempre será la ciudad eterna.

 

TAGS

LEAVE A COMMENT

DIARIO DE DOS MALETAS
ESPAÑA

¡Bienvenidos a nuestro blog! Somos Andrea y Peter, una pareja de viajeros murcianos. Hace unos años empezamos a viajar, y cuanto más viajamos, más ganas tenemos de seguir descubriendo nuevos destinos. Así que aquí estamos, aterrizando de un viaje y pensando en el siguiente. Nos encanta viajar, la fotografía, la gastronomía, vivir aventuras y perdernos en sitios desconocidos, cuanto más lejos, casi que mejor... Y desde hace un tiempo pensamos en compartir todas esas aventuras con vosotros.