Roma

Roma, día 4

By on

Todo lo que encontrarás en este post

Este día fue uno de los más calurosos que pasamos, además coincidió con la visita al Coliseo y al Foro, lo cual agravó aún más la situación, puesto que allí encontrar una sombra donde cobijarse no era nada fácil.

Como siempre madrugamos todo lo que pudimos, y nos dirigimos al Coliseo andando. Ir a Roma y visitar el Coliseo son cosas que van de la mano. Es por ello, que a pesar de que llegamos temprano, había bastante gente, no queremos imaginarnos cómo estaría aquello unas horas más tarde.

Coliseo

Es el mayor antiteatro romano que existe y el principal símbolo de Roma.

En la antigüedad se celebraban feroces combates entre gladiadores y bestias. Contrariamente a la leyenda, en este lugar nunca fueron martirizados los cristianos. En la actualidad se ha convertido en una de las siete maravillas del mundo.

Las piedras que faltan se utilizaron para construir palacios e iglesias.

Aquí estuvimos gran parte de la mañana echando fotos a cada rincón y disfrutando de este maravilloso lugar.

Coliseo, Roma

Coliseo, Roma

Coliseo, Roma

Coliseo, Roma

Coliseo, Roma

Coliseo, Roma

Cuando salimos del Coliseo, la siguiente visita sería el Foro Romano.

Palatino y Foro Romano

Una vez salimos del coliseo pasamos junto al Arco de Constantino, que estaba parcialmente tapado por las obras de restauración, y subimos a la colina del Palatino. Esta zona es donde se encontraban los palacios de los emperadores, y aún hoy se pueden ver ruinas de varios de ellos, así como un gran estadio o hipódromo.

Espacio en el que estuvo el hipódromo en el Palatino

Desde ahí y sufirendo las consecuencias del calor extremo que hacía por las horas que eran, fuimos andando hasta bajar a la parte del Foro, centro de la vida pública en la Roma antigua, que unía mediante caminos empedrados templos, basílicas y arcos del triunfo, que hoy se pueden seguir viendo enteros o las partes de ellos que aún siguen en pie, junto a grandes fustas de columnas caídas, que hacen de este recorrido uno de los mejores lugares para pasear entre la Historia de la Antigua Roma.

Entre los muchos lugares destacables del foro encontramos la Via Sacra, calle que unía el Coliseo con el Campidoglio; el Arco de Tito, al fondo del foro; el Templo de Antonino y Faustina, uno de los mejor conservados de todo el foro y con una iglesia cristiana en su interior; o la Basílica de Majencio y Constantino, de la que nos podemos hacer una idea de sus impresionantes dimensiones simplemente viendo los restos que quedan.

Foro Romano

Foro Romano

Foro Romano

Via Sacra, Foro Romano

Templo de Antonino y Faustina, Foro Romano

Foro Romano

Basílica de Majencio y Constantino, Foro Romano

Continuando la ruta

Al finalizar nuestra visita al foro, y tras beber agua y descansar un rato sentados en unos escalones a la sombra de un árbol nos dirigimos hacia la Piazza del Campidoglio, y de ésta a otra plaza cercana: la Piazza Venezia, en la que se encuentra el famoso Monumento a Victor Manuel II, conocido como la «Máquina de escribir».

Monumento a Victor Manuel II

Desde ahí volvimos a bajar hacia el Coliseo, para subir unas escaleras y callejear hasta la zona donde se encuentra la Basílica de San Pietro in Vincoli (San Pedro encadenado) que alberga las que dicen fueron las cadenas con las encadenaron a San Pedro en Jerusalem, y la famosa obra de Miguel Ángel: el Moisés, de la que se dice que el propio artista pensaba que era su obra más realista, y en cuya rodilla puede verse el golpe que le dio mientras le decía «¿Por qué no me hablas?»

Moisés, de Miguel Ángel, en la Basílica de San Pietro in Vincoli

Llegamos al apartamento muertos de calor y cansancio. Después de descansar y ducharnos, nos fuimos a tomar otro cappuccino y pasamos a ver la basílica de Sant´Andrea della Valle.

Basílica de Sant´Andrea della Valle

Basílica de Sant’Andrea della Valle

Basílica de Sant’Andrea della Valle

Una vez se hizo de noche. Dimos un paseo hasta llegar al Vaticano, para verlo de noche.

Castello de Sant´Angelo

Plaza de San Pedro, Vaticano

Vaticano

A la vuelta tomamos un helado delicioso. Al igual que pasa con el café, los helados es otra de las cosas que no puedes dejar de probar, a todas horas, puesto que los sabores y la variedad son espectaculares. Recomendamos ir a Giolitti, la heladería más antigua de la ciudad, cerca del Panteón. En cualquier caso, probamos helados de muchos sitios y todos estaban deliciosos.

TAGS

LEAVE A COMMENT

DIARIO DE DOS MALETAS
ESPAÑA

¡Bienvenidos a nuestro blog! Somos Andrea y Peter, una pareja de viajeros murcianos. Hace unos años empezamos a viajar, y cuanto más viajamos, más ganas tenemos de seguir descubriendo nuevos destinos. Así que aquí estamos, aterrizando de un viaje y pensando en el siguiente. Nos encanta viajar, la fotografía, la gastronomía, vivir aventuras y perdernos en sitios desconocidos, cuanto más lejos, casi que mejor... Y desde hace un tiempo pensamos en compartir todas esas aventuras con vosotros.