Roma

Roma, día 3

By on

Amanecimos muy temprano, como de costumbre, y decidimos que este día lo íbamos a dedicar a disfrutar de la ciudad y de sus plazas, a andar y perdernos por la calles adoquinadas, sentándonos en cada rincón a vivir el ambiente de Roma.

Nos dirigimos hacia el Panteón. Lo que no nos esperábamos es encontrárnoslo de repente al entrar por una calle estrecha. Si bien Roma es la ciudad de los monumentos, ya que da igual donde mires y por donde andes, te vas a topar con algún gran edificio, lo curioso es el emplazamiento de los mismos, siempre te sorprende.

El Panteón

Nos quedamos en frente mirando atónitos el majestuoso pórtico que dominaba la plaza. Es uno de los edificios mejor conservados de la antigua Roma.

En su interior lo primero que destaca es la enorme cúpula, en la que se abre un óculo de 8,92 metros por el que entra la luz e ilumina todo el edificio. La cúpula es más grande que la de la Basílica de San Pedro. Además, aquí se encuentran enterrados numerosas personalidades, entre las que destaca el pintor Rafael.

En la plaza del Panteón normalmente hay representaciones en vivo. Justo nos quedamos viendo una. Al acabar nos dijeron que podíamos comprar entradas para ver una Ópera en el Teatro. Más que una Ópera, eran fragmentos de las más conocidas, lo cuál nos gustó, puesto que al ser en italiano, si por lo menos sabíamos de antemano de qué iban y nos sonaba la música se nos haría más ameno que ver una entera. Así que decidimos que ya teníamos plan para esa noche, y las compramos.

Panteón, Roma

Interior Panteón, Roma

Muy cerca del Panteón se encontraba la Iglesia Santa Maria Sopra Minerva que se encuentra en la plaza Minerva. Es una basílica menor de Roma, pero como estaba abierta decidimos entrar a verla. Y la verdad es que quedamos impresionados con los frescos de sus paredes, y sobre todo de sus bóvedas azules.

Santa Maria sopra Minerva

Seguimos andando por los alrededores del Panteón y llegamos a la Piazza di Pietra. Lo primero que se ve allí son los vestigios de un templo dedicado a Adriano, del que sólo se conservan las once columnas corintias.

Al fondo de la plaza se encontraba el café napolitano más célebre de Roma, «La Caffettiera», así que entramos a verlo y ya de paso descansamos las piernas mientras nos tomábamos otro cappuccino.

Panteón, Roma

Tomamos rumbo a la Piazza di Spagna. Fotografiando todo aquello que nos gustaba por el camino. Caminamos por la Via Condotti, una calle muy elegante llena de tiendas donde estaban las marcas más caras de Roma. Cuando llegamos donde está la escalinata y vimos la cantidad de gente que había allí sentada no nos lo podíamos creer.

Piazza di Spagna

La plaza suele estar llena de gente. Esta plaza recibe su nombre del Palacio de España, sede de la Embajada Española ante la Santa Sede, que se encuentra en dicha plaza.

La escalinata cuenta con 135 escalones y comunica la plaza con la Iglesia de Trinità dei Monti. Aunque estaba abarrotada de gente, esperamos que se vaciase un poco para poder echarnos una foto.

En el centro se encuentra la fontana della Barcaccia, una de las más famosas de la ciudad, que simboliza un barco que encalló en ése mismo lugar a causa de una inundación del río Tiber.

Escalinata, Piazza di Spagna

Fontana della Barcaccia, Piazza di Spagna

Subimos hasta arriba para visitar la iglesia, dar un rodeo por la parte de arriba y contemplar la ciudad desde allí. Y después volvimos a bajar para ir a la Piazza del Popolo por la Via del Balbuino.

Mirador en la Trinità dei Monti

Piazza del Popolo

Esta plaza se encuentra al norte de la ciudad, al final de la Via del Corso. El obelisco que hay en el centro mide 24 metros, contiene jeroglíficos de la época de Ramsés II y fue traído desde Egipto.

La iglesia de Santa Maria del Popolo es su mayor atractivo, alberga grandes tesoros, santos y ángeles de Bernini en los arcos, estatuas del mismo y dos cuadros de Caravaggio.

Piazza del Popolo

Piazza del Popolo

Después de recorrer todos los rincones de esta plaza, decidimos volver al apartamento, a cambiarnos de ropa para más tarde ir a la Ópera. De camino pasamos por otro de los lugares más emblemáticos de la ciudad, la Fontana de Trevi.

La Fontana de Trevi

Si hay algo que caracterice a Roma, son las numerosas fuentes que hay por toda la ciudad, desde grandes fuentes ornamentadas o otras más sencillas. Sin duda La Fontana de Trevi es además de la más conocida, la más bonita y la más grande. Sus dimensiones son descomunales, si tenemos en cuenta el lugar donde está emplazada aún lo exagera más. En esta ocasión admiramos su belleza bajo la luz del día. Pero esa misma noche volveríamos a verla con la luz de la noche y a arrojar la moneda, como hace todo el mundo, puesto que en ése momento había mucha gente y además llevábamos un poco de prisa.

Fontana di Trevi, Roma

Una vez se hizo de noche y salimos de la Ópera, decidimos volver a la Fontana.

Es bien conocido por todos el mito de que si arrojas una moneda a la fuente volverás a Roma, si lanzas dos encontrarás el amor con un italiano (o italiana) y si arrojas tres te casarás con la persona que conociste. Es por eso que miles de personas se acercan cada año a lanzar su moneda.

Cuenta la tradición que se ha de hacer de espaldas y con la mano derecha sobre el hombre izquierdo. Por supuesto así lo hicimos, y esperamos volver a Roma de nuevo en algún momento.

Desde hace varios años, el dinero que se extrae de la fuente se utiliza con fines benéficos. Imaginad la cantidad de dinero que se recoge, teniendo en cuenta los miles de turistas que pasan cada día por allí.

Fontana di Trevi, Roma

Fontana di Trevi, Roma

 

La última parada que hicimos de camino al apartamento fue en la Piazza Navona, pues queríamos verla también de noche, además nos pillaba de camino al volver.

Piazza Navona

Y hasta aquí nuestro tercer día en Roma.

TAGS

LEAVE A COMMENT

DIARIO DE DOS MALETAS
ESPAÑA

¡Bienvenidos a nuestro blog! Somos Andrea y Peter, una pareja de viajeros murcianos. Hace unos años empezamos a viajar, y cuanto más viajamos, más ganas tenemos de seguir descubriendo nuevos destinos. Así que aquí estamos, aterrizando de un viaje y pensando en el siguiente. Nos encanta viajar, la fotografía, la gastronomía, vivir aventuras y perdernos en sitios desconocidos, cuanto más lejos, casi que mejor... Y desde hace un tiempo pensamos en compartir todas esas aventuras con vosotros.