Sudáfrica

Itinerario en Sudáfrica

By on

Ya os hemos contado cómo preparamos nuestro viaje a Sudáfrica y lo que debéis tener en cuenta al prepararlo vosotros. Así que ahora os vamos a contar el itinerario que seguimos para que os hagáis una idea de cómo puede ser vuestro viaje y ayudaros un poco a organizarlo.

En primer lugar tenemos que decir que nos quedaron cosas por hacer, y por ver, pero el tiempo que teníamos era el que era y tuvimos que prescindir de ir a distintos lugares.

Al preparar este tipo de viajes no hay que ajustar demasiado los tiempos, pues pueden surgir imprevistos, retrasos y que no se pueda hacer algo de lo que teníamos previsto pues las circunstancias no siempre lo permiten. Así que mejor no ir con el itinerario totalmente marcado y con el tiempo muy ajustado.

En cuanto a la parte del safari, para nosotros objetivo principal de este viaje, hay que tener en cuenta que los días necesarios son los que queráis dedicarle. No todo el mundo tiene el mismo interés en ver animales (aunque si estáis leyendo estos suponemos que sí que tendréis muchas ganas) y no se puede saber cómo irá. Puede que en vuestro primer día de safari veáis a los Big Five, o puede que no lo consigáis en 3 ó 4… Eso sí, cuanto más tiempo de viaje dejéis para ello más probabilidades tendréis para verlos.

 

Día 0: llegada a Ciudad del Cabo

Cogimos un vuelo Madrid-Johannesburgo (9 horas de vuelo) por la noche, así aprovechamos para dormir en el avión, y tras una escala de unas 4 horas cogimos el vuelo a Ciudad del Cabo (2 horas).

Llegamos a la ciudad por la tarde, y nada más salir del aeropuerto nos esperaba nuestro transfer para llevarnos al hotel.

Si vais por vuestra cuenta os aconsejamos que uséis Uber para moveros, y para ir del aeropuerto a la ciudad, nos parece lo más seguro.

No anochecía muy tarde, y como queríamos madrugar al día siguiente nos dimos una pequeña vuelta por la zona en la que nos encontrábamos, cenamos en el hotel y poco más.

 

Día 1: Ciudad del Cabo

Teníamos previsto hacer una excursión a Shark Alley para hacer buceo con tiburones, pues la oportunidad de ver de cerca en el mar un tiburón blanco no se presenta en todos los viajes. Como esta excursión depende del estado del mar (y suele hacer mucho viento) la programamos para el primer día, para poder reubicarla otro día si el tiempo no lo hacía posible. Y esto fue lo que nos pasó: la noche anterior nos dijeron que no podríamos salir pues la previsión era bastante mala.

Cambiamos el planning y nos pusimos a recorrer la ciudad bien temprano. Subimos en Uber hasta Table Mountain, pero el viento tampoco permitía subir a la parte más alta (el teleférico estaba cerrado), así que volvimos a bajar y fuimos directos a Bo-Kaap, el barrio más chulo y colorido de todo el país. Desde allí fuimos andando hasta el centro de la ciudad, la Catedral de San Jorge, Greenmarket Square y recorrimos Long Street y sus edificios victorianos.

Cuando se acercaba la hora de comer cogimos otro Uber hasta The Old Biscuit Mill, uno de los sitios de moda para tomar algo, disfrutar de música en directo y comprar algunos recuerdos.

Por la tarde estuvimos en V & A Waterfront, y esa noche fuimos a cenar a Mama Africa, uno de los sitios de comida típica más famosos de la ciudad, en Long Street.

 

Día 2: Península del Cabo

Este día tampoco hacía buen tiempo para navegar, así que seguimos sin ir a ver tiburones.

Nos recogió nuestro guía para llevarnos de excursión por la Península del Cabo.

Empezamos el recorrido por Camps Bay, desde donde se ven las montañas de los 12 Apóstoles. Eso sí, con el viento que hacía no quisimos bajar a la arena a recorrer la playa, así que continuamos en coche hasta Hout Bay, donde hicimos una pequeña parada. Desde allí hay excursiones en barco que se acercan a Seal Island, una pequeña isla que es hogar de miles de focas, pero nosotros preferimos seguir con nuestra ruta.

Continuamos el camino conduciendo por Chapman’s Peak, que está considerada una de las carreteras más bonitas del mundo, y no nos extraña. Nos adentramos en Table Mountain National Park,  y llegamos a la Reserva Natural del Cabo de Buena Esperanza, punto más bajo del continente, y desde allí subimos en funicular hasta el faro Cape Point, desde donde las vistas son espectaculares.

Por la tarde fuimos a ver la colonia de más de 2000 pingüinos de Boulders Beach, y tras eso continuamos hasta Muizenberg Beach, que aunque no estaba en nuestra ruta, el conductor se desvió un poco, ya que al ser fin de semana no había mucho tráfico y daba tiempo.

Para terminar la excursión fuimos hasta Kirstenbosch Botanical Gardens, un enorme jardín botánico situado en la ladera de Table Mountain.

Después de todo el día de excursión llegamos bastante cansados y nos quedamos a cenar en el hotel.

 

Día 3: Ciudad del Cabo y viñedos

Este era nuestro último día en la ciudad, y última oportunidad de ver tiburones, cosa que tampoco pudimos hacer…

Hay muchas excursiones organizadas para visitar alguna de las regiones de viñedos que rodean Ciudad del Cabo, pero como teníamos pensado bucear con tiburones no reservamos ninguna, así que ese mismo día tuvimos que improvisar, ya que el viento también seguía impidiendo poder subir hasta arriba de Table Mountain.

Comenzamos la mañana visitando el Castillo de Buena Esperanza y el Ayuntamiento de la ciudad. Ambos edificios se encuentran al lado de la estación de trenes, donde cogimos uno que nos llevaría hasta Stellenbosch, la pequeña ciudad con viñedos que decidimos visitar.

Tardamos bastante tiempo en llegar hasta allí, y una vez en la estación no era posible ir a ninguna bodega andando, ya que se encuentran en el valle, a las afueras, y tuvimos problemas para coger un Uber. Así que después de darnos una vuelta por el centro volvimos a la estación a esperar el próximo tren a Ciudad del Cabo. No todo sale como uno planea cuando viaja…

Una vez en Ciudad del Cabo volvimos a V & A Waterfront, pues es la zona más animada y con más turistas, donde cenamos y nos despedimos de la ciudad.

 

Día 4: Ciudad del Cabo – Parque Kruger

Nos recogieron temprano para tomar el vuelo a Hoedspruit, un pequeño aeropuerto dentro del Parque Kruger. Desde allí nos recogieron y nos llevaron a la Reserva Privada de Manyeleti, a una hora y media del aeropuerto.

Al poco de llegar a nuestro alojamiento hicimos nuestro primer safari, en el que vimos elefantes, facóqueros, antílopes, cebras, guepardos, rinocerontes, búfalos y ñus.

A la vuelta del safari cenamos en el hotel y nos acostamos pronto, pues en los safaris se madruga mucho.

 

Día 5: Parque Kruger

Salimos a las 6 de la mañana para hacer el primer safari del día. A la vuelta desayunamos y descansamos en el campamento, y aprovechamos para bañamos en la piscina. Después de comer hicimos otro safari, que acabó con una barbacoa en medio de la selva, acompañados de rugidos de leones cada vez más cercanos y que tenían a todos los rangers vigilando junto a la puerta del cercado de palos en el que estábamos.

Ese segundo día vimos montones de elefantes, varias manadas de leones, jirafas, hipopótamos, hienas, cebras, monos (en el hotel), impalas, búfales, ñus, facóqueros, buitres y águilas.

 

Día 6: Parque Kruger

Este día fue similar al anterior, aunque sin la barbacoa en medio de la selva. Es por eso que mucha gente hace una noche menos de safari, pero nosotros al reservar el viaje era lo que más nos apetecía.

Los animales que vimos fueron elefantes, leones, impalas, jirafas, ñus, hipopótamos, víboras, cebras, búfalos, facóqueros y monos.

 

Día 7: Parque Kruger – vuelta a casa

En nuestro último día de viaje tuvimos la oportunidad de hacer el último safari antes de salir hacia el aeropuerto, y aunque los rangers lo intentaron nos volvimos sin ver ningún leopardo (único de los Big Five que no logramos ver). Eso sí, a la vuelta al hotel nos esperaba una gran despedida: una manada de elefantes acudió a beber agua a la piscina del hotel mientras estábamos allí al lado desayunando.

A las 12:00 nos recogió nuestro transfer, que nos llevó al aeropuerto, donde cogimos el vuelo a Johannesburgo, y tras una pequeña escala cogimos el de vuelta a Madrid.

 

 

 

Si vosotros disponéis de más días podéis aprovechar para ver la ciudad de Johannesburgo, recorrer la Ruta Jardín en coche o visitar otras zonas del Parque Kruger por libre.

TAGS

LEAVE A COMMENT

DIARIO DE DOS MALETAS
ESPAÑA

¡Bienvenidos a nuestro blog! Somos Andrea y Peter, una pareja de viajeros murcianos. Hace unos años empezamos a viajar, y cuanto más viajamos, más ganas tenemos de seguir descubriendo nuevos destinos. Así que aquí estamos, aterrizando de un viaje y pensando en el siguiente. Nos encanta viajar, la fotografía, la gastronomía, vivir aventuras y perdernos en sitios desconocidos, cuanto más lejos, casi que mejor... Y desde hace un tiempo pensamos en compartir todas esas aventuras con vosotros.