Budapest

Budapest

By on

Llevábamos bastante tiempo queriendo conocer la capital húngara, y una vez lo hemos hecho os podemos decir que no nos ha defraudado. Es una ciudad realmente bonita, con bastantes sitios que visitar y perfecta para un fin de semana.

Además, esta es una de las capitales más baratas de Europa, así que es un muy buen plan si no queréis gastaros demasiado dinero en alojamiento y comidas.

Aquí os dejamos todo lo que deberéis visitar en vuestro viaje a Budapest:

 

Parlamento de Budapest

Éste es sin duda el edificio más famoso e icónico de la ciudad. El Parlamento, construido a finales del siglo XIX es de los más grandes del mundo, y con sus 96 metros de altura, es junto con la Basílica de San Esteban (de la misma altura) el edificio más alto de la ciudad. Este número 96 se repite numerosas veces en el diseño de este edificio, como conmemoración del nacimiento de la ciudad, cuando en el año 896 se unieron las 7 tribus magiares.

El edificio es de estilo neoclásico, y está inspirado en el Parlamento de Londres. Para su construcción se hizo un concurso, y se construyeron los tres mejores: el que ganó fue el parlamento y el segundo y tercer puesto fueron para otros proyectos que se construyeron frente a éste: El Museo Etnográfico y el Ministerio de Agricultura.

Por fuera es sorprendentemente bello, pero por dentro también, así que os recomendamos que entréis para ver la gran escalera principal, la sala de la cúpula en la que se encuentran las joyas de coronación húngaras, la antigua Cámara Alta y pasear por los pasillos.

Para poder entrar hay que reservar una visita guiada, pues no se puede hacer por libre, así que lo mejor es reservarla con algo de tiempo para garantizar vuestra plaza en una visita en castellano. Se puede hacer a través de la página oficial del parlamento, o a través de otras que también lo gestionan, como Civitatis, como la reservamos nosotros.

Horario: de abril a octubre: de 8:00 a 18:00. De noviembre a marzo: de 8:00 a 16:00. Horario de visitas varía según el día y el idioma de la visita (consultar web)

Precio: 3500 FT (estudiantes hasta 24 años 1900) (en la web oficial) / 15€ (civitatis)

 

Bastión de Pescadores

Para nosotros éste es, junto con el Parlamento, de los sitios más bonitos de Budapest. Mientras subes parece que estás accediendo a un castillo de cuento.

Desde este mirador tendréis unas vistas estupendas de toda la parte de Pest, destacando el Puente de las Cadenas y el Parlamento, junto a la orilla del río.

Las 7 torres del bastión conmemoran las 7 tribus magiares que fundaron la ciudad, y en la parte de arriba hay una gran escultura de San Esteban a caballo, que fue el primer rey de Hungría.

Recomendamos ir temprano, sobre las 8 de la mañana, y así evitar las masificaciones, y podréis subir a la parte de arriba sin pagar, pues empiezan a cobrar a partir de las 9.

Horario: abierto siempre. Sólo se paga de 9:00 a 19:00 por subir arriba (el resto de horas quitan las barreras)

Precio: Gratis. Excepto subir arriba de 9:00 a 19:00: 1000 FT(estudiantes 500)

 

Iglesia de Matías

Situada en lo alto del bastión se encuentra una de las principales iglesias de la ciudad. Fue construida entre los siglos XIII y XV.

Debe su nombre a quien en ella se casó en dos ocasiones: el rey Matías Corvin, y desde entonces se han coronado varios soberanos húngaros y emperadores austrohúngaros, al igual que numerosas bodas reales.

Lo más destacable de su exterior son sus tejas barnizadas con distintos colores que van dibujando cenefas a lo largo del tejado.

Horario: L-V: de 9:00 a 16:45 / S de 9:00 a 16:15 / D de 13:15 a 16:15

Precio: 1800 FT (estudiantes 1200)

 

Castillo de Buda

El Castillo de Buda, también conocido como Palacio Real o Castillo Real porque fue la residencia de los monarcas húngaros en el pasado, se encuentra en lo alto de una colina, lo que junto con el Puente de las Cadenas, ofrece una de las estampas más típicas de la ciudad.

A lo largo de los años ha sido remodelado, ampliado y reconstruido en numerosas ocasiones, así que presenta diferentes tipos arquitectónicos, y llegó a ser una de las más grandes residencias reales europeas. En la actualidad en el castillo se encuentran el Museo de Historia de Budapest o la Galería Nacional Húngara.

El acceso al castillo está flanqueado por una puerta monumental enrejada, sobre la que descansa Turul, una enorme águila de la mitología húngara con una espada.

Lo más interesante es subir hasta allí, ya sea callejeando o en el funicular, y disfrutar de las vistas de la ciudad, muy similares a las que tenemos desde el Bastión de Pescadores.

Junto al castillo podemos recorrer parte de los antiguos jardines, y tramos reconstruidos de las fortificaciones medievales.

Horario: museos de M-D de 10:00 a 18:00

Precio: afueras del castillo gratis (consultar precio de los museos)

 

Puente de las Cadenas

Este es el puente más famoso sobre el Danubio y fue inaugurado en 1849, ya que hasta entonces la única forma de cruzar de un lado al otro de la ciudad era en transbordador, o a pie o carruaje durante el invierno cuando el río estaba congelado. En esa fecha era uno de los puentes colgantes más largos del mundo.

Durante el asedio de Budapest, al final de la Segunda Guerra Mundial, se derribaron los 4 puentes de la ciudad, así que el que podemos cruzar hoy es una reconstrucción que se inauguró justo 100 años después que el original.

 

Río Danubio

El río forma parte imprescindible de la ciudad de Budapest, no sólo como origen de su asentamiento y configuración geográfica, si no porque en cada una de sus dos orillas se presentan las fachadas de la ciudad, en las que destacan, siempre mirando al río, los edificios más emblemáticos y bellos. De esta forma, pasear por la orilla del Danubio es otra de las cosas imprescindibles que hacer en Budapest.

 

Crucero

Si pasear por la orilla del Danubio mola, más aún recorrerlo en barco. Pasando bajo sus puentes y descubriendo la silueta de los edificios con el avance del barco.

Hay numerosos cruceros diferentes. Podéis comprarlo de manera anticipada por internet o en la misma orilla del río os ofrecerán distintos cruceros que podréis contratar allí para ese día o para otro. Nosotros recomendamos hacer el crucero con vistas, sin cena incluida, es decir, sólo con un par de bebidas; ya que el que lleva cena nos parece demasiado caro para lo que ofrecen.

 

Zapatos en el Danubio

A la orilla del Danubio, entre el Parlamento y el Puente de las Cadenas, encontraréis estas esculturas de hierro: 60 pares de zapatos que simbolizan a los judíos que fueron asesinados durante la Segunda Guerra Mundial. Los encontraréis rodeados de flores y velas.

Se dice que los ataban con alambre de espino y disparaban al primero y al último, cayendo de este modo todos al río. Sin duda un lugar sobrecogedor.

 

Basílica de San Esteban

Este es el edificio religioso más grande del país, con una base de 55 metros de ancho por 87 metros de largo y una altura de 96 metros hasta la cúpula, siendo el edificio más alto de la ciudad junto al Parlamento. Tiene capacidad para acoger a unas 8.500 personas.

Su nombre hace honor al primer Rey de Hungría, y es en este lugar donde podréis encontrar su brazo derecho, conocido como la Santa Diestra, que debéis pagar a parte.

Sin duda lo mejor que podéis hacer es subir a la cúpula, donde tendréis unas magníficas vistas. Es posible hacerlo por las escaleras de caracol (con unos 364 escalones) o en ascensor, por el mismo precio.

En la Torre derecha de la Basílica encontraréis la campana más grande de Hungría con un peso de alrededor de 9 toneladas.

Horario: L-V de 9.00 a 17.00h / S de 9.00 a 13.00 h / D de 13.00 a 17.00h

Precio: Entrada a la Basílica gratuita. Subir a la Cúpula 500 FT.

 

Parque de la Ciudad

Toda gran ciudad tiene una zona verde, y Budapest no iba a ser menos. También conocido como Parque Városliget, este hermoso parque fue uno de los primeros parques públicos del mundo.

Lo más interesante dentro del parque es visitar el Castillo de Vajdahunyad y el Balneario de Széchenyi.

 

Plaza de los Héroes

Esta conocida plaza se encuentra situada en la Avenida Andrássy forma un conjunto arquitectónico que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Las estatuas que encontraréis representan a los fundadores de Hungría.

 

Castillo de Vajdahunyad

Comenzó a construirse en madera para la Expo de 1896, por el hecho de que iba a ser un edificio temporal, tuvo tanto éxito que acabó por construirse en piedra y ladrillo para dejarlo de manera permanente.

Una parte de este castillo es una copia del castillo de Hunyad, en Transilvania (Rumanía). Además del castillo encontraréis otros edificios de estilos diversos: el Museo de Agricultura de estilo Barroco y la iglesia de Ják de estilo Romántico Húngaro. Se encuentra rodeado de lagos, que en verano son transitables, y en invierno ponen una enorme pista de hielo.

Podréis pasear por los alrededores de manera gratuita y subir a una pequeña torre para obtener unas bonitas vistas pagando 1 €.

A nosotros nos gustó mucho la visita, no es necesario entrar a ninguna exposición, sólo con pasear y ver los edificios merece la pena.

En los jardines del complejo destaca la Estatua Anonymous que fue realizada por Miklós Ligeti en 1903. Su identidad no se conoce del todo y circulan muchas leyendas a su alrededor, como que si tocas la pluma tendrás suerte en los estudios.

 

Baños

Una de las cosas más populares de esta ciudad son los balnearios, por eso desde 1934 Budapest adquirió el título de Ciudad de los Balnearios. Hay un montón (113) pero vamos a hablar de los dos más conocidos y bonitos.

 

Balneario Széchenyi

El más famoso de todos y el que más veces habréis visto en fotos, se encuentra en el Parque de la Ciudad. Es uno de los recintos termales más grandes de Europa. El edificio, de un característico color amarillo, es de estilo neogótico y se ubica en un magnífico palacio. Consta de 15 piscinas en total (3 al aire libre y 12 en el interior), además de saunas, salas de masaje, cabinas privadas para cambiarte de ropa e incluso una piscina para bañarte en cerveza (que se paga aparte).

Lo mejor es probar las piscinas exteriores, sobretodo en épocas en las que hace frío, ya que el contraste del agua con el ambiente es brutal. A nosotros nos gustó mucho la experiencia de bañarnos a 38 grados cuando hacía una temperatura de 11.

Horario: todos los días de 6:00 a 22:00 (consultar horario en invierno)

Precio: L-V: 20 € (entrada + taquilla) 22 € (entrada + cabina). S-D: 21 € (entrada + taquilla) 24 € (entrada + cabina)

Los fines de semana por la tarde-noche se transforma en un lugar de fiesta, con música y mucho ambiente.

No es necesario llevar gorro. Es mejor traer toalla y chanclas, puesto que aunque se pueden alquilar allí, sale caro.

 

Hotel Géllert

Otro balneario muy conocido es el que se encuentra en el hotel que lleva su nombre. También habréis visto fotos de sus piscinas en revistas, televisión y por supuesto, instagram.

Los baños preceden a la construcción del hotel, ya estaban allí cuando decidieron construirlo. Nosotros no fuimos, pues no tuvimos tiempo y elegimos ir al otro balneario, ya que leímos que en éste la piscina principal es muy bonita pero el resto de instalaciones están algo obsoletas. Lo dejamos para la siguiente visita para poder dar nuestra opinión.

 

Principales calles y plazas

Vaci Utca

Esta calle peatonal se encuentra en el corazón de la ciudad siendo una de las calles comerciales más bonitas de la ciudad, paralela al Danubio, entre la plaza Vörösmarty y el Mercado Central.

Se construyó en el siglo XVIII aunque la mayor parte de los edificios son de los siglos XIX y XX. Hoy día encontraréis centros comerciales, tiendas de ropa, hoteles y restaurantes y cafeterías.

Avenida Andrássy

Declarada Patrimonio de la Humanidad en 2002 debido a sus hermosas fachadas y palacios de estilo renancentista, esta enorme avenida une la plaza Erzsébet con la Plaza de los Héroes.

Encontraréis a lo largo de la misma numerosas tiendas de lujo, restaurantes y uno de los edificios más importantes, la Ópera de Budapest.

Plaza Vörösmarty

Esta plaza se encuentra en el centro de la ciudad. En el centro encontraréis una estatua dedicada al poeta Míhaly Vörösmarty, quien da nombre a la plaza y que es conocido por haber escrito la mejor obra de teatro húngara del siglo XIX por algunos célebres.

Seguramente el mejor momento para visitarla sea en Navidad, ya que instalan en ella un bonito mercadillo navideño.

Además en la misma se encuentra una de las cafeterías más famosas de la ciudad, Café Gerbeaud. No perdáis la oportunidad de hacer un parón en vuestra ruta y tomar algo allí tranquilamente.

Galería Parisi

Esta bella galería comercial, inspirada en el Passage des Panoramas de París alberga numerosas tiendas y restaurantes. En los últimos años además, ha sido reconstruida para convertirla en un hotel de lujo. Se restauró el pasadizo central manteniendo la fachada y elementos decorativos originales. Destaca la decoración art nouveau-gótica y árabe. La iluminación de todo el lugar es mediante luz natural a través de una enorme cúpula de vidrio.

Merece la pena entrar y ver toda la decoración. Puede dar vergüenza ya que al ser un hotel de lujo encontraréis personal elegante y de vigilancia, pero no os dirán nada y podréis echar unas cuantas fotos tranquilamente.

 

Barrio judío

Sinagoga Dohány

Esta Sinagoga es la segunda más grande del mundo, por detrás de la de Jerusalén.

Fue construida mezclando varios estilos: morisco, gótico, bizantino y romántico.

En el exterior podréis ver un cementerio judío y un árbol que llaman El Árbol de la Vida, con el nombre escrito en cada hoja de los judíos que fueron asesinados. Si no pagáis la entrada lo veréis desde fuera a través de una valla.

Nosotros no entramos puesto que el precio nos parecía excesivo para lo que se veía y además era necesario acceder con visita guiada y no teníamos tanto tiempo. Lo dejamos a vuestra elección.

Horario: visitas guiadas en español cada media hora (último tour a las 19.00h)

Precio: 4.500 FT (estudiantes 3.400 FT)

 

Ruin Bars

Otra de las cosas típicas que hacer y ver en la ciudad es visitar sus pubs ubicados en edificios en ruinas. Fueron edificios que con el paso del tiempo quedaron abandonados o en ruinas, por lo que muchos aprovecharlos para reconvertirlos en bares. Su nombre puede dar lugar a confusión, si bien lo cierto es que muchos de ellos no se encuentran para nada en ruinas. En ellos se puede tanto comer como beber y tienen una amplia oferta.

Es una forma muy guay de conocer la cara alternativa de la ciudad, con cierto aire Punk. A continuación os vamos a dejar aquí los que más nos gustaron.

Szimpla Kert

Sin duda éste es el más famoso, y el más grande de todos. Os impactará la decoración y el gran ambiente que encontraréis. Muebles estrabagantes, graffitis por todas partes, luces de colores. Para que os hagáis una idea os podréis sentar desde en un automóvil hasta dentro de una bañera. Tiene un montón de salas con recobecos y diferentes ambientes, en una de ellas incluso sirven comida. Vale la pena recorrerlo y tomar unas cuantas cervezas aquí, no os dejará indiferentes. Nosotros no habíamos visto nada parecido en ningún otro sitio.

Mazel Tov

Se trata de otro de los Ruin Bar, pero nada que ver al anterior, de hecho poco tiene que asemejarse a un bar ruina, en todo caso la fachada, pero una vez entréis encontraréis un restaurante de comida fusión judía-árabe-israelí con una decoración muy original y una comida muy buena a precio razonable. Está muy solicitado, se forman grandes colas y lo normal es que tengáis que esperar más de una hora. Por ello, es mejor reservar. En cualquier caso, nosotros realizamos la cola y mereció totalmente la pena.

 

Ópera de Budapest

El exterior de su edificio, de estilo renacentista, se encuentra decorado con esculturas de músicos y compositores famosos. El edificio fue financiado por el Emperador de Austria y rey de Bohemia Francisco José I, con la condición de que no fuese más grande que la de Viena.

Se puede visitar contratando una visita guiada de una hora en distintos idiomas, donde podréis recorrer toda la zona de los palcos y el gallinero o bien comprando una entrada para una obra.

 

Ciudadela

La veréis en lo alto de la colina del monte Gellert, por lo que las vistas que se obtienen desde allí de toda la ciudad son increíbles. Esta fortaleza de 220 metros de largo y 60 de ancho fue construida como zona de vigilancia, de ahí el lugar estratégico que ocupa.

Además de la fortaleza, podréis visitar un bunker de tres plantas.

Si decidís subir sólo por las vistas, no merece la pena pagar para entrar en la fortaleza, puesto que las vistas son las mismas que desde fuera.

Horario: la fortaleza cierra a las 19h.

Precio: entrada a la fortaleza 1.200 FT.

 

Y aquí os dejamos el mapa para que podáis ir fácilmente de un lugar a otro:

 

TAGS

LEAVE A COMMENT

DIARIO DE DOS MALETAS
ESPAÑA

¡Bienvenidos a nuestro blog! Somos Andrea y Peter, una pareja de viajeros murcianos. Hace unos años empezamos a viajar, y cuanto más viajamos, más ganas tenemos de seguir descubriendo nuevos destinos. Así que aquí estamos, aterrizando de un viaje y pensando en el siguiente. Nos encanta viajar, la fotografía, la gastronomía, vivir aventuras y perdernos en sitios desconocidos, cuanto más lejos, casi que mejor... Y desde hace un tiempo pensamos en compartir todas esas aventuras con vosotros.