Copenhague

Copenhague: guía útil

By on

Copenhague es de esas ciudades europeas que teníamos en la lista, pero que nunca nos decidíamos a visitar, pues parecía que había otras más prioritarias. Eso hasta que vimos un puente de 3 días, unos vuelos baratos, y sin pensarlo mucho ¡allí que nos plantamos!

La verdad es que es una capital que nos gustó y nos sorprendió gratamente. Aunque sea una de las ciudades más caras de Europa también puedes encontrar alojamiento y sitios para comer sin tener que vender un riñón, y por su tamaño, donde las principales cosas que ver están más cerca de lo que parecen unas de otras, la hacen una estupenda opción de viaje de fin de semana.

 

Un poco de Historia

El origen de la ciudad se sitúa en torno al siglo XI, cuando se formó una pequeña ciudad vikinga de pescadores junto a la costa. Durante los años siguientes la ciudad fue creciendo y cobrando más y más importancia, hasta que el el siglo XII fue amurallada para protegerla, pues esa importancia económica y comercial también era una amenaza. En el año 1300 pasó a ser la capital de Dinamarca.

Desde entonces la ciudad siguió creciendo y prosperando, llegando a su época dorada en el siglo XVII durante el reinado de Cristian IV, en que se convirtió en centro estratégico económico, comercial, religioso y cultural de la región nórdica.

La ciudad ha sufrido numerosos ataques a lo largo de la historia, y fue a partir de mitad del siglo XIX cuando se abrieron sus murallas y consiguió crecer de manera exponencial.

Durante la Segunda Guerra Mundial, tanto la ciudad como el resto de Dinamarca, fueron ocupados por la Alemania Nazi, y desde el final de la guerra Copenhague ha logrado reponerse y seguir creciendo física y económicamente. Actualmente, gracias a la unión con Suecia por el puente de Oresund, se ha convertido en centro de negocios, no sólo de Dinamarca, sino también para Suecia. 

 

Cuándo viajar a Copenhague

Copenhague es una ciudad con un clima bastante frío, así que las temperaturas son más agradables en la temporada de verano, durante las cuales las máximas medias rondan los 20º que durante los meses de invierno (de diciembre a febrero) suelen estar entre 3 y 4º).

Sin embargo nosotros fuimos a la ciudad en enero, y aunque hacía frío y las temperaturas no pasaron de los 4º con un buen abrigo se puede llevar bastante bien, así que si estáis pensando visitar la ciudad en invierno que el frío no os quite las ganas. Eso sí, anochece bastante temprano, como en todos los países del norte.

Debido a que Copenhague está a nivel del mar no suele haber grandes nevadas, aunque sí es posible que en invierno nieve un par de veces en la ciudad.

Otra cosa a tener en cuenta es que si viajáis en verano tendréis mejor tiempo asegurado, pero si lo hacéis a final de otoño o invierno podréis incluso disfrutar de alguna aurora boreal si tenéis suerte (Nosotros haciendo unas fotos de noche nos dimos cuenta de un extraño resplandor verde en el cielo sobre la ciudad).

 

Moneda

Dinamarca es uno de los países europeos que no tienen el euro como moneda oficial. La moneda del país es la corona sueca (Kr.), cuyo cambio actual está en 0’13 (1€ es algo más de 7 coronas).

No obstante no es necesario que cambiéis dinero antes de ir, pues prácticamente todos sitios podréis pagar con tarjeta (hotel, cafeterías, tiendas, máquinas de billetes de tren y metro…) y si queréis llevar efectivo por si acaso encontraréis multitud de cajeros donde sacar.

Además en todas las tiendas de recuerdos, al igual que en el aeropuerto veréis los precios marcados en ambas monedas.

 

Cómo ir del aeropuerto a Copenhague

El aeropuerto de Copenhague está muy cerca de la ciudad, así que podréis ir directamente en metro hasta el centro de la ciudad.

Los trenes al centro pasan cada 10 minutos, y algo más durante la noche.

El billete desde el aeropuerto hasta Kobenhan H (la estación central) cuesta 36 Kr.

A la ida cogimos la línea M1 (amarilla) hasta la estación de Norreport, y allí hicimos transbordo a la línea A del S-train hasta Kobenhan H y tardamos en total unos 20 minutos. Sin embargo, para volver al aeropuerto cogimos un tren que pasaba directamente por el aeropuerto.

 

Moverse por la ciudad

La ciudad tiene un buen sistema de transporte público y tanto el metro como los autobuses funcionan bastante bien. Nosotros no los necesitamos para movernos por el centro, ya que los principales sitios que visitar están relativamente cerca unos de otros, y cómo mejor se conoce una ciudad es andando, pero si sois más perezosos o no os apetece andar tanto es una buena opción, sobretodo cuando vayáis a las zonas más alejadas.

Otra opción es alquilar bicicletas. Por toda la ciudad vimos varios sitios de alquiler, y aunque no lo hicimos nos parece una buena idea, sobretodo cuando haga buen tiempo. De hecho toda la ciudad está llena de carriles bici por lo que no tendréis problemas con el tráfico.

 

Alojamiento en Copenhague

Como ya hemos dicho antes, Copenhague es una de las ciudades de Europa, así que no esperéis encontrar grandes gangas de alojamiento. Pero a pesar de esto sí que es posible encontrar hoteles que están bien por un precio razonable, y no tan caros como en otras capitales como Paris o Londres.

Nosotros nos alojamos en el Hotel citizenM Copenhagen Radhuspladsen, muy bien situado, junto a la plaza del ayuntamiento, y a unos minutos andando de la estación central y del Parque Tivoli. El hotel estaba genial, muy limpio, moderno, con una tablet en la habitación con la que controlar todo y el personal fue muy amable: nos permitieron hacer el check in varias horas antes de lo previsto, y guardaron nuestro equipaje hasta que abandonamos la ciudad hasta hacer el check out.

Si queréis reservar este hotel o buscar algún otro podréis aprovecharos de nuestros descuentos haciendo clic AQUÍ.

 

Comer en Copenhague

En esta ciudad se puede comer bastante bien, aunque no siempre a precios demasiado asequibles.

Una de las comidas más típicas es el smorrebrod, una rebanada de pan de centeno con una gran variedad de ingredientes. Así que no os podéis ir de Copenhague sin probarlo.

En muchos blogs y páginas de internet recomiendan ir a comer al Copenhagen Street Food en  Papiroen, un mítico lugar de comida callejera, pero que ya ha cerrado. Otra alternativa que vimos a éste es Reffen, pero cierra en invierno, así que tampoco pudimos ir.

Por toda la ciudad hay multitud de restaurantes con muy buena pinta, desde cadenas de hamburguesas más allá de Burger king y Mc Donald’s, a grandes restaurantes con menús de buffet libre, a un precio moderado para lo que es la ciudad. También hay numerosas pizzerías, y nos sorprendió mucho la cantidad de sitios asiáticos que hay, siendo uno de los más recomendados District Tonkin, de típicos banh min vietnamitas, pero habiendo estado unos meses antes en Vietnam y habiendo probado los auténticos no fuimos.

Aquí os dejamos algunas recomendaciones de sitios a los que fuimos y que nos parecieron que estaban bastante bien:

 

Paludan Bogcafe

Este es uno de los locales más famosos de la ciudad, y creemos que todos los turistas que vienen a ella antes o después pasan por aquí a tomar algo.

Se trata de una cafetería dentro de una librería, por lo que os sentaréis en una mesita rodeados de libros y estanterías, lo que hace del lugar un sitio especial y con un encanto único.

Podréis ir a desayunar, a tomar el brunch, a comer… pues los precios no están nada mal y la carta ofrece una variedad que os permitirá tomar algo a cualquier hora que os dé hambre.

Nosotros fuimos a la hora de comer, y nos pedimos un classic brunch y un sándwich de salmón ahumado con aguacate y pesto. La comida estaba muy buena. El brunch iba acompañado de un zumo natural y en el local hay una fuente de agua con vasos de plástico para beber sin pagar la bebida.

Precio: classic brunch + smoked salmon sandwich 198 Kr.

 

Torvehallerne

Podríamos decir que este es el mercado foodie de moda en la ciudad. Se trata de un gran espacio donde hay puestos donde la gente va a comprar la fruta, verdura o pescado y puestos donde comprar algo para comer, al estilo del Mercado de San Miguel de Madrid y otros similares. Este mercado cuenta con dos zonas cerradas y otra exterior, así que depende del tiempo que haga podréis elegir entre buscar una mesa dentro o fuera.

Aquí probamos los famosos smorrebrod en un puesto que se llamaba Hallernes Smorrebrod, y que de hecho, cuenta con varios locales en la ciudad.

Nos decidimos por uno con carne y otro con salmón, que estaban bastante bien y un par de cervezas.

Precio: 2 smorrebrod + 2 cervezas = 250 Kr.

 

Pincho Nation

Este es un local que descubrimos nosotros y nos sorprendió bastante, de esos que no ves en ninguna guía pero que pasas y ves tan lleno de gente que te llama la atención y quieres entrar.

En realidad se trata de una cadena (en Malmö, Suecia, vimos otro) y no es comida típica de allí, pero tampoco lo son las pizzerías y seguro que entráis a alguna en esta ciudad.

Tienen una carta con pinchos del mundo y la comida y la bebida no está nada mal. La mayoría de gente era joven y de allí, así que suponemos que es nuevo y está algo de moda. De hecho, la primera noche que pasamos y quisimos entrar no había hueco ni esperando, y eso que tiene varios salones.

El local tiene una estética circense y todo se hace mediante una app que os tendréis que descargar. Desde la app se puede reservar mesa, y así os aseguráis el sitio sin tener que aclararos en otro idioma para hacer la reserva por teléfono, y una vez allí os explicarán que desde la app, y con el código que te dan a la entrada vas haciendo los pedidos y te van avisando de cuándo están listos para que los recojas en las barras.

Probamos varios platos: crispy chicken, chicken skewer marinado con salsa de chili y lima, dumplings, cheeseburger, quesadillas, todo acompañado de un par de cócteles, y de postre chocolate mousse. Y nos gustó mucho.

Precio: todo eso por 275 Kr.

 

Mamarosa

Este sitio destaca por su ubicación, en plena calle Stroget, junto al centro comercial Illum y a Hojbro plads; y por su horario, ya que la cocina está abierta hasta altas horas.

Nos decidimos a entrar cuando vimos que las pizzas estaban hechas en un horno de leña, aunque la carta además de pizzas tiene prácticamente de todo.

Las pizzas estaban buenas, eran grandes y de masa fina y no estaban mal de precio.

Precio: 2 pizzas + 1 coca cola + 1 cerveza (0,5L) = 267 Kr.

 

Espresso House

Los hoteles suelen subir mucho el precio al llevar el desayuno incluido, así que si no lo contratáis, o si queréis tomar un café o comprarlo para llevar y así llevar las manos calientes por la calle como el resto de daneses que encontraréis paseando, os recomendamos ir a esta cadena de cafeterías.

Hay un montón por toda la ciudad, llegamos a ver más de una en la misma manzana. Y todos parecen igual de agradables. A parte de cafés tienen un montón de bollería y dulces para acompañar, e incluso sándwiches y croassants rellenos.

Precio: 1 café latte (grande) + 1 napolitana + croassant con jamón y queso = 82 Kr

 

Qué ver en Copenhague

Una vez que os hemos contado nuestras recomendaciones para organizar vuestro viaje a Copenhague, sólo queda por saber cuáles son las visitas imprescindibles de esta ciudad.

Así que os dejamos todos los lugares que no os podéis perder en ESTE POST.

TAGS

LEAVE A COMMENT

DIARIO DE DOS MALETAS
ESPAÑA

¡Bienvenidos a nuestro blog! Somos Andrea y Peter, una pareja de viajeros murcianos. Hace unos años empezamos a viajar, y cuanto más viajamos, más ganas tenemos de seguir descubriendo nuevos destinos. Así que aquí estamos, aterrizando de un viaje y pensando en el siguiente. Nos encanta viajar, la fotografía, la gastronomía, vivir aventuras y perdernos en sitios desconocidos, cuanto más lejos, casi que mejor... Y desde hace un tiempo pensamos en compartir todas esas aventuras con vosotros.