Bélgica

Amberes

By on

Siguiendo nuestra ruta por Bélgica la siguiente parada, después de haber visitado Brujas y Gante, fue Amberes.

Esta es la segunda ciudad más importante de Flandes, y su puerto es uno de los más activos de Europa. La prosperidad de la ciudad llegó en el siglo XIV cuando se convirtió en un importante núcleo de la industria textil europea, aunque su época dorada coincide con el dominio español. En este período destacó tanto industial como artísticamente, siendo uno de los mayores artistas de la época el pintor Pedro Pablo Rubens, uno de los más influyentes pintores flamencos.

Hoy en día la ciudad se ha revitalizado y modernizado, aunque la industria textil y de la moda sigue siendo muy importante en Amberes, al igual que el mercado de diamantes.

La ciudad se puede recorrer cómodamente a pie, ya que casi todo lo que hay que ver está centrado en la zona del casco antiguo, alrededor del Grote Markt. Aunque si os alojáis un poco más lejos no pasa nada, ya que hay muy buen servicio de transporte público y ya sea en tranvía como en autobús llegaréis enseguida al centro desde cualquier punto de la ciudad.

Aquí os dejamos todo lo que vimos en un día y (casi) medio que estuvimos recorriendo esta magnífica ciudad:

 

Estación de Amberes

Puede resultar extraño que una de los principales lugares imprescindibles que visitar en una ciudad sea su estación, pero en este caso bien lo vale.

Si en la Edad Media las catedrales eran el símbolo de prosperidad de las ciudades europeas en el siglo XIX lo fueron las estaciones. De formas que esta estación de trenes se erigió como una catedral de la modernidad.

Es uno de los edificios más altos de la ciudad, con una cúpula de 44 metros de altura.

Su vestíbulo principal es impresionante, con sus fachadas y escalinatas de mármol seguro que os sorprende si llegáis a la ciudad en tren, como hacen la mayoría de los turistas.

El edificio fue dañado en los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial y ha sido reformado en diversas ocasiones.

 

Grote Markt

La Plaza del Mercado es la plaza principal de Amberes, donde se encuentra el ayuntamiento, y uno de los lugares más fotografiados de la ciudad. Y no es para menos, pues como pasa con todas las plazas belgas, es de una gran belleza.

Lo más destacado, además del edificio del ayuntamiento y la fuente de Bravo, situada en el centro de la plaza, son los edificios situados en un lateral de la plaza: las casas gremiales, del siglo XVI, decoradas con figuras doradas que indican el patrón de cada uno de los gremios. La que más destaca, por su altura y por la estatua de San Jorge y el dragón coronando su fachada, es la de los arqueros.

En la actualidad casi todos los bajos de estos edificios tienen bares y cafeterías con terrazas, así que es un muy buen lugar para tomar algo mientras se hace una parada en la visita de la ciudad.

 

Stadhuis

El impresionante edificio del ayuntamiento de Amberes es una muestra de la importancia que tuvo la ciudad a o largo de la historia.

Este edificio del siglo XVI, de estilo renacentista, sufrió bastantes retrasos en su construcción, y tan sólo 10 años después de terminarse sufrió un incendio y saqueo por parte de militares españoles amotinados. Posteriormente ha sufrido varias remodelaciones.

Destacan las 87 banderas que ondean en su fachada: en el centro están las de Amberes, Flandes, Bélgica, Europa y las Naciones Unidas, y el resto son de otros países de la Unión Europea.

En el cuerpo central de la fachada hay 3 escudos: a la izquiera el del Ducado de Brabante, en el centro el escudo de los Hasburgo españoles, y escudo de armas de Felipe II, y a la derecha el del Margraviato de Amberes.

 

Fuente de Bravo

En el centro de la plaza se encuentra esta fuente, que representa el origen mitológico de la ciudad:

Según la leyenda, en la época del Imperio Romano, vivía en un castillo junto al río Escalda un gigante llamado Antígono, que obligaba a los marineros que pasaban por allí a pagarle un peaje, bajo la amenaza de cortarles la mano si no lo hacían. Hasta que un día un soldado, Silvius Brabo, se enfrentó al gigante, le cortó la mano y lo venció, haciendo que los navegantes se libraran de pagar el peaje.

De esta leyenda viene el origen del nombre de la ciudad: Antwerpen (Hand: mano, y werpen: lanzar).

La estatua representa a Brabo lanzando la mano del gigante. Bajo el soldado está la diosa de la justicia, sujetándolo, y abajo está yaciendo el gigante, ya sin mano y sangrando, y otros animales mitológicos.

 

Catedral de Nuestra Señora de Amberes (Onze Lieve Vrouwe Kathedraal)

Esta gran catedral, la mayor iglesia del país, da sensación de espacio y luz en el interior, debido a sus 7 naves y su altura.

Se empezó a edificar en 1352 y su construcción duró casi dos siglos.

La torre se eleva 123 metros sobre los edificios de alrededor, muy cercana a la Grote Markt.

En su interior destaca su decoración barroca y algunas obras como el coro de madera y algunas obras de Rubens, como los trípticos La elevación de la Cruz, y El descendimiento de la Cruz.

 

Castillo de Steen

Junto a la orilla del río Escalda, a unos minutos del centro de la ciudad, se sitúa este castillo medieval cuyo nombre significa La Roca.

Es considerado el edificio más antiguo de la ciudad. Hay documentos que indican que este lugar ya había un castillo en el siglo V, que fue ampliándose para defenderse de ataques vikingos. Más tarde, con el reinado del emperador Carlos V, sufrió la gran reforma, a la que debe su principal aspecto de fortaleza medieval de hoy en día.

A lo largo de la historia ha sido fortaleza de defensa, prisión, lugar para ejecuciones, y el lugar de resguardo de los soldados españoles durante el saqueo de Amberes, frente el amotinamiento de soldamos flamencos.

Junto a la puerta de acceso está la estatua del gigante Lange Wapper, que según la leyenda asustaba a extraños por las noches.

 

Casa de Rubens

A principios del siglo XVII, Pedro Pablo Rubens pasó 8 años viviendo y trabajando en Italia, pero sobretodo estudiando el arte antiguo romano y el renacimiento italiano. A su vuelta en 1610 compró esta casa que fue agrandando y remodelando y en la que se muestra esa influencia italiana.

El que fuera hogar y estudio del artista durante sus últimos 29 años se ubica en la plaza Wapper.

Después de su muerte la casa fue remodelada pero sigue intacto tanto el pórtico como el patio interior.

En el interior de este palacete de estilo barroco podréis apreciar la vida de pintor, arquitecto y diplomático, accediendo por la misma puerta por la que Rubens entraba y salía de su casa cada día.

En su interior podréis visitar algunas habitaciones como el dormitorio, el comedor o el estudio del pintor, así como salas donde se exponen algunas de sus obras e incluso una dedicada a autorretratos. En la Rubenhuis podréis contemplar “Adán y Eva en el Paraíso”, “Anunciación”, “La Batalla de Ivry” y “Óleo con el Triunfo de Santa Clara”

Horario: de M-D de 10.00 a 17.00 h.

Precio: 10 euros.

 

Iglesia de San Carlos Borromeo (Sint-Carolus Borromeuskerk)

Esta iglesia jesuita es célebre por su fachada barroca y en cuyo diseño tanto interior como exterior participó Rubens, quien también fue artífice de 39 pinturas en los techos que fueron destruidas en el incendio de 1718.

En su interior aún se conservan elementos que ensalzan el esplendor que tuvo esta iglesia antaño.

 

Vleeshuis

Este bello edificio data de 1504 y fue la sede del gremio de carniceros durante tres siglos. Su fachada de ladrillo y piedra le proporciona cierta similitud a un jamón con vetas.

En su estructura destacan sus torres rematadas con cinco torretas hexagonales. Su interior de estilo gótico alberga actualmente el museo Sonidos de la Ciudad.

 

Groenplaats

Esta plaza es conocida como la plaza Verde por ser un espacio abierto con muchos árboles. Es un lugar muy concurrido repleto de bares, restaurantes y cafeterías donde podréis tomar algo con vistas a la catedral.

 

 

TAGS

LEAVE A COMMENT

DIARIO DE DOS MALETAS
ESPAÑA

¡Bienvenidos a nuestro blog! Somos Andrea y Peter, una pareja de viajeros murcianos. Hace unos años empezamos a viajar, y cuanto más viajamos, más ganas tenemos de seguir descubriendo nuevos destinos. Así que aquí estamos, aterrizando de un viaje y pensando en el siguiente. Nos encanta viajar, la fotografía, la gastronomía, vivir aventuras y perdernos en sitios desconocidos, cuanto más lejos, casi que mejor... Y desde hace un tiempo pensamos en compartir todas esas aventuras con vosotros.